Autores

Frases de Emiliano Zapata

 
Paloma López
Por Paloma López. 21 octubre 2022
Frases de Emiliano Zapata

Emiliano Zapata fue uno de los grandes referentes de la revolución mexicana. Después de años soportando los abusos de caciques y latifundistas, Emiliano lideró uno de los movimientos agrarios y sociales más importantes de todo el país. Todo ello hizo que al cabo de los años se haya convertido en todo un referente de la lucha de clases y de la conciencia social.

En este nuevo artículo de Frases.net, hemos querido hacer una recopilación de las mejores frases de Emiliano Zapata para recordar todo el legado que dejó.

También te puede interesar: Frases de Pedro Infante
Índice
  1. Frases célebres de Emiliano Zapata
  2. Frases de Emiliano Zapata cortas
  3. Frases de Emiliano Zapata sobre la educación
  4. Frases de Emiliano Zapata sobre la tierra

Frases célebres de Emiliano Zapata

La figura de Emiliano Zapata es todo un referente dentro de México. Por eso, a lo largo de los años, su figura se ha hecho cada vez más popular. A continuación, te vamos a dejar algunas de las frases célebres de Emiliano Zapata.

Mejor morir de pie que vivir toda una vida arrodillado.
Frases de Emiliano Zapata - Mejor morir de pie que vivir toda una vida arrodillado.
Quiero morir siendo esclavo de los principios, no de los hombres.
Perdono al que roba y al que mata, pero al que traiciona, nunca.

Esta frase célebre de Emiliano Zapata, deja ver que para el revolucionario lo más importante era la lealtad entre las personas y el compromiso de la lucha obrera. Si te gusta este tipo de frases, sabemos que disfrutarás de esta selección de Frases de Pancho Villa, otro de los personajes célebres de la historia de México.

El que quiera ser águila que vuele, el que quiera ser gusano que se arrastre pero que no grite cuando lo pisen.
Los enemigos de la patria y de las libertades de los pueblos, siempre han llamado bandidos a los que se sacrifican por las causas nobles de ellos.
Si no hay justicia para el pueblo, que no haya paz para el gobierno.
Frases de Emiliano Zapata - Si no hay justicia para el pueblo, que no haya paz para el gobierno.
Tan hermosa conquista ha costado al pueblo mexicano un terrible sacrificio, y es un deber, un deber imperioso para todos, procurar que ese sacrificio no sea estéril.
Yo estoy resuelto a luchar contra todo y contra todos sin más baluarte que la confianza y el apoyo de mi pueblo.
Lo indispensable es que todos nos irgamos resueltos a defender el interés común y a rescatar la parte de soberanía que se nos arrebata.
La paz sólo puede restablecerse teniendo por la base la justicia, por palanca y sostén la libertad y el derecho y por cúpula de ese edificio, la reforma y el bienestar social.
La posición del hacendado respecto de los peones, es enteramente igual a la que guardaba el señor feudal, el barón o el conde de la Edad Media, respecto de sus siervos y vasallos.
Dispuestos a no abandonar ni un instante la obra grandiosa que hemos emprendido, llegaremos resueltos hasta el fin, aceptando ante la civilización y ante la historia las responsabilidades de este acto de suprema reivindicación.

Frases de Emiliano Zapata cortas

Muchas veces, las frases más importantes de la humanidad son las que son más cortas y concisas. Es por eso que, en este apartado, te hemos hecho una recopilación de las mejores frases de Emiliano Zapata cortas.

La tierra es para quien la trabaja.

Este fue una de las frases cortas de Emiliano Zapata que se convirtió en uno de sus lemas durante toda la revolución mexicana, ya que protestaba en contra del poder que tenían los latifundistas. Sabemos que también estas Frases de Inclusión te llamarán la atención, porque están cargadas de mucha reflexión.

Voy a decir verdades amargas, pero nada expresaré a usted que no sea cierto, justo y honradamente dicho.
No queremos ni la paz de los esclavos ni la paz de la tumba.
Ruego a usted y a todos sus secuaces se dirijan a la cabeza y no a los pies para arreglos de paz.
¡Libertad, Justicia y Ley!
Frases de Emiliano Zapata - ¡Libertad, Justicia y Ley!
Mi personalidad y la de los míos han sido villanamente calumniados por la prensa banal y corrompido de la Ciudad de México.
Aguardamos la hora decisiva, el momento preciso en que los pueblos se hunden o se salvan.
La tierra volverá a quienes la trabajan con sus manos.
A mí me persiguen por el delito de querer que coman los que siempre han tenido hambre.

Las frases cortas y célebres de Emiliano Zapata nos demuestran que luchó toda su vida porque la clase pobre y desfavorecida de México tuviera derechos y dignidad. A lo largo de la historia, han sido muchos los personajes que a través de sus pensamientos han dejado muchas lecciones de vida. Por eso, en Frasess.net recopilamos las mejores Frases históricas de la humanidad para que escojas la que más te guste y la compartas.

Señores el que no tenga miedo que pase a firmar, pero sepan que van a firmar el triunfo o la muerte.
Es tiempo de retirarse, es tiempo de dejar el puesto a hombres más hábiles y más honrados.
Sería un crimen prolongar esta situación de innegable bancarrota moral, económica y política.

Frases de Emiliano Zapata sobre la educación

Para Emiliano Zapata, uno de los principios que tenía que tener la sociedad como base era una buena formación. Es por eso que luchó para conseguir el acceso de todas las personas. Por eso, vamos a repasar algunas frases de Emiliano Zapata sobre la educación.

¡Somos partidarios de los principios y no de los hombres!
Frases de Emiliano Zapata - ¡Somos partidarios de los principios y no de los hombres!
Llamad a vuestras conciencias, meditad un momento sin odio, sin pasiones, sin prejuicios, y esta verdad luminosa como el sol surgirá inevitablemente ante vosotros: la revolución es lo único que puede salvar a la República.
La ignorancia y el oscurantismo en todos los tiempos no han producido más que rebaños de esclavos para la tiranía.
...y no satisfecho aún, lo insulta y lo golpea haciendo alarde del apoyo que le prestan los tribunales, porque el juez, única esperanza del débil, hallase también al servicio de la canalla.
El campesino tenía hambre, padecía miseria, sufría explotación y si se levantó en armas fue para obtener el pan que la avidez del rico le negaba. Se lanzó a la revuelta no para conquistar ilusorios derechos políticos que no dan de comer, sino para procurar el pedazo de tierra que ha de proporcionarle alimento y libertad, un hogar dichoso y un porvenir de independencia.
Los principios naufragaron, y el funesto triunfo de los hombres se redujo a sustituir un déspota por otro que a su cetro de tiranía aunó el despotismo más escandaloso que registran las etapas de los tiempos.
Si usted se aleja de aquel viejo molde de las dictaduras y se inspira en el más puro patriotismo, haciendo a un lado a los traidores de las instituciones, escuchando la voz de la revolución, que es la voz del pueblo, entonces habrá conquistado la estimación y el aplauso de sus compatriotas.
Juntos compartimos los azares de la guerra, la desolación de nuestros hogares, el derramamiento de sangre de nuestros hermanos y los toques marciales de los clarines de la victoria.
El hacendado, en México, dispone a su antojo de la persona de su “peón”; lo reduce a presión si gusta; le prohibe que salga de la hacienda, con pretexto de que allí tiene deudas que nunca podrá pagar; y por medio de los jueces, que el hacendado, corrompe con su dinero, y de los prefectos o “jefes políticos”, que son siempre sus aliados, el gran terrateniente es en realidad, sin ponderación, señor de vidas y haciendas en sus vastos dominios.
Los enemigos de la patria y de las libertades de los pueblos, siempre han llamado bandidos a los que se sacrifican por las causas nobles de ellos.
El burgués, no conforme con poseer grandes tesoros de los que a nadie participa, en su insaciable avaricia, roba el producto de su trabajo al obrero y al peón.
Guardamos la hora decisiva, el momento preciso en que los pueblos se hunden o se salvan.

El autor participó y lideró una revolución y él era consciente de que, en ocasiones, se trataba de todo o nada. Por eso, dejó, entre otras cosas, estas frases de Emiliano Zapata sobre la educación. Aprovecha y dale un vistazo a estas Frases de Paulo Freire sobre la educación.

Y es que los hacendados, de despojo en despojo, hoy con un pretexto y mañana con otro, han ido absorbiendo todas las propiedades que legítimamente pertenecen y desde tiempo inmemorable han pertenecido a los pueblos indígenas, y de cuyo cultivo estos últimos sacaban el sustento para sí y para sus familias.

Frases de Emiliano Zapata sobre la tierra

La base de la lucha de Emiliano Zapata era la colectivización de las tierras y el uso y explotación por parte de la clase obrera. Para reflejarlo, aquí te dejamos algunas frases de Emiliano Zapata sobre la tierra.

¡Tierra y Libertad!
Frases de Emiliano Zapata - ¡Tierra y Libertad!
La nación mexicana es demasiado rica, pero esa riqueza, ese caudal de oro inagotable, perteneciendo a más de 15 millones de habitantes, se halla en manos de unos cuantos miles de capitalistas y, de ellos, una gran parte no son mexicanos.
El burgués, no conforme con poseer grandes tesoros de los que nadie participa en su insaciable avaricia, roba el producto de su trabajo al obrero y al peón.
El pueblo mexicano pidió, como piden los pueblos cultos, pacíficamente, en la prensa y en la tribuna, el derrocamiento de la dictadura, pero no se le escuchó; se le contestó a balazos, a culatazos y caballazos; y sólo cuando repelió la fuerza con la fuerza, fue cuando se oyeron sus quejas, y el tirano, o mismo que la compararse de pulpos científicos, se vieron vencidos y contemplaron al pueblo vencedor.
Muchos de ellos, por complacer a tiranos, por un puñado de monedas o por cohecho o soborno están traicionando y derramando la sangre de sus hermanos.

Esta frase de Emiliano Zapata sobre la tierra, deja claro que el revolucionario no podía concebir que la gente de su misma condición siguiera y apoyará a las personas que les explotaban. En estas Frases sobre la agricultura bonitas e inspiradoras, encontrarás muchas reflexiones sobre la necesidad de trabajar la tierra para nuestro beneficio.

Yo pertenezco, señor, a una raza tradicional que jamás ha degenerado ni ha podido traicionar las convicciones de una colectividad, y las de su propia conciencia; prefiero la muerte de Espartaco acribillado a heridas en medio a la libertad, antes que la vida de Pausanias encerrado vivo en una tumba por su madre en representación de la patria.
Cumplid con vuestro deber y seréis dignos; defended vuestro derecho y seréis fuertes, y sacrificaros si fuere necesario, que después la patria se alzará satisfecha sobre un pedestal inconmovible y dejará caer sobre vuestra tumba un puñado de rosas.
Yo me he levantado no por enriquecerme, sino para defender y cumplir ese sacrosanto deber que tiene el pueblo mexicano honrado, y estoy dispuesto a morir a la hora que sea porque llevo la pureza del sentimiento en el corazón y la tranquilidad de la conciencia.
No es justo que los que hace tiempo enarbolamos la bandera del Plan de Ayala, que se concreta a tierras y libertades, la dejemos en las manos de unos cuantos ambiciosos que sólo buscan la riqueza a costa del sudor del pueblo trabajador; que después de haber derramado tanta sangre sea burlado el pueblo y quede en igual condición o peor; eso no debemos permitirlo por ningún motivo y sí velar por los intereses de la República.
Muchos de ellos, por complacer a tiranos, por un puñado de monedas, o por cohecho o soborno están traicionando y derramando la sangre de sus hermanos.
Estalló la revolución de 1910, como un clamor inmenso de justicia que vivirá siempre en el alma de las naciones como vive la libertad en el corazón de los pueblos para vivificarlos, para redimirlos, para levantarlos de la abyección a la que no puede estar condenada la especie humana.
Unos cuantos centenares de grandes propietarios han monopolizado toda la tierra laborable de la República; de año en año han acrecentado sus dominios, para lo cual han tenido que despojar a los pueblos de sus ejidos o campos comunales, y a los pequeños propietarios de sus modestas heredades.
Pero si en vez de ponerse al lado de los principios, se pone del lado de los hombres, mareado por el incensario de la tiranía, entonces haga de cuenta que ha empuñado la vara de Moisés no para desecar las aguas del Mar Rojo de la revolución, sino para agitarlas y engendrar la tempestad que debe ahogarnos en un mar de sangre y de ignominia.

Si deseas leer más artículos parecidos a Frases de Emiliano Zapata, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Frases de Autores.

Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 6
Frases de Emiliano Zapata