Frases de Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges fue uno de los escritores más relevantes en el siglo XX. Su estilo a la hora de escribir, así como sus poesías, cautivaron a sus lectores y su obra ha quedado enmarcada como una de las mejores literaturas del momento. En ella, cómo no, nos podemos deleitar con citas y reflexiones sobre el amor, el paraíso y la vida.

Hoy te enseño las mejores frases de Jorge Luis Borges. Disfrútalas todas, pues sus pensamientos te darán para pensar un buen rato. Además, al final te comentaré algunos detalles acerca de su biografía que todos deberíamos saber.

Las mejores frases de Jorge Luis Borges

frases-de-jorge-luis-borges

Al principio creía que el edén era como una biblioteca.

Debería existir un juego en el cual todos ganan.

La democracia ha demostrado que es mejor vivir sin un gobierno.

Aunque vayamos al infierno, está bien que haya un cielo.

Ojalá fuese más valiente. Sé que no es así porque mi dentista me lo recuerda siempre que le visito.

El amor aparece cuando conoces a alguien único.

Nunca y siempre: dos términos que deberían estar prohibidos para el ser humano.

Hay quienes piensan distinto a mí. Incluso yo, al cabo del tiempo, pienso distinto a mí.

Las personas no son ambiciosas: cuando les llega la felicidad, se conforman.

No hay más que una venganza y una absolución: la indiferencia.

Los libros están escritos con sueños en la vigilia.

Cada personas debe tomar su propio santuario, y no aprovecharse de las construcciones ajenas.

La felicidad y la hermosura aparecen todos los días, aunque solo sea un segundo.

La democracia es la ausencia del paraíso, pintada con bonitos informes estadísticos.

Debería existir un término medio entre cielo e infierno; las personas no merecen esos lugares tan desorbitados.

La música es el otro paraíso.

Mis únicas pasiones son leer La divina comediaEl Quijote, así como no recomendar a Benavente.

Algunos piensan que soy un buen escritor. Yo no lo creo así, de hecho, estoy seguro de que en el futuro me achacarán las cualidades de inepto y farsante.

Los gobiernos de los tiranos son culpables de la ignorancia.

Los argentinos somos amigos de nuestros amigos, y enemigos de la policía.

La mayoría de mis compatriotas  piensa que la mafia más grande es la policía.

Dudar: el sinónimo más cercano a sabiduría.

Hoy en día, las distancias son más cortas, porque viajamos más rápido en el tiempo.

La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene.

Algunos comunistas alegan que si estás en contra de ellos eres un fascista. Esta afirmación es igual de absurda que “un anticatólico es un Testigo de Jehová”.

Existen perdedores más dignos que el vencedor.

La injuria más grande a la vida es la infelicidad.

Hay que ser precavido escogiendo a un enemigo, porque tendemos a acabar asemejándonos a él.

Una extraña característica de la felicidad es que no tiene secretos y siempre está justificada.

Una teoría aceptada no es sustancial. Lo significativo es el uso que le das a la misma.

Cada hombre construye su universo.

Tu ser no se define por tus escritos, sino por lo que has aprendido leyendo.

La envidia es la enfermedad nacional de los españoles. Incluso cuando algo es maravilloso, lo califican de envidiable.

Una buena idea es creer que Dios es insobornable.

La Universidad tiene el deber de enseñar sobre lo ajeno. Si únicamente nos enseña sobre lo propio, estaría comportándose como un noticiero.

Los sueños son los signos más antiguos de la felicidad.

La tristeza hay que vestirla y embellecerla, mientras que la felicidad no.

Mi relación con Buenos Aires es de amor y de celos. Me gusta a mí,  pero es algo tan profundo que no quiero que le guste a nadie más.

El hombre feliz es el que asimila igualmente una victoria y una derrota.

La manera más inédita de amenazar al hombre es con la inmortalidad.

La belleza es un enigma que la ciencia no ha logrado resolver.

Estoy solo y no hay nadie en el espejo.

Los que apoyan un arte independiente, en realidad quieren que muestren sus propios dogmas.

No me identifico con quienes se sienten orgullosos de su obra; yo soy más de adular los libros que leo.

La infelicidad es el pecado más grave del hombre.

Algunos aspectos de la vida de Jorge Luis Borges que te sorprenderán

El primer dato curioso sobre el escritor, es que tenía cuatro nombres de pila: se llamaba Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo. Se convirtió en uno de los autores más importantes del siglo XX gracias al legado que nos dejó con su extensa obra literaria. Escribió distintos tipos de literatura, como poesías o cuentos, así como bestiarios lógicos, gramáticas utópicas, invenciones geométricas o genealogías sincrónicas.

El escritor argentino pensaba que tenía dos grandes raíces de sus antecesores: la literatura y la militar. Además de castellano, Jorge Luis Borges hablaba en francés y alemán, idiomas en los que redactó varios textos. Sus temáticas preferidas eran el amor, las reflexiones para pensar, el alma, la política el paraíso y el fútbol.

Algunos de los filósofos y autores que impulsaron a Borges en su carrera literaria como poeta fueron Leopoldo Lugones, Eduardo González Lanuza o Mecedonio Fernández, con quien entabló una buena relación en Buenos Aires.

Sin duda, sus pensamientos sobre la vida han dejado huella en la literatura contemporánea. ¿Te gusta Borges? Me encantaría que nos contases tus experiencias leyendo a este escritor y poeta en los comentarios.

Relacionado:

Si te han gustado estos pensamientos, imágenes y frases de Jorge Luis Borges, a continuación te sugiero leer otros similares en la sección de autores.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *