Frases de Jaime Sabines

Jaime Sabines ha sido uno de los poetas más intensos en el género del amor. Sus citas son explícitas, incitan a amar apasionadamente y muestran un cariño especial. Pero también reflexionó y elaboró sus pensamientos políticos, que más tarde expresaría públicamente.

En este artículo conocerás las mejores frases de Jaime Sabines sobre el amor y la política, así como acerca de la vida que éste llevó. Además, al final te contaré algunos detalles curiosos sobre el escritor que deberías saber.

Frases de Jaime Sabines cortas

frases-de-jaime-sabines

No hay que comportarse como un poeta, sino como un humano. Un escritor se enoja cuando plagias su carácter; pero te queda su libertad.

Puedo estar llamándote en silencio hasta el amanecer.

Quiero estar a tu lado, dormir contigo, acariciarte, mirarte, besarte.

Repetiré tu nombre una y otra vez hasta el fin de mis días.

Nuestras miradas se funden en un intenso contacto.

No llores que murió; alégrate de que vivió.

Un poema es la expresión del corazón, sus verdades sobre la vida.

Para escribir, me escondí en la libertad, aislado de la prensa, de la burocracia, de cualquier cosa que dañara mi estilo. He construido una carrera literaria de la que no me siento orgulloso.

El deseo es esa parte de ti que puedes expresar con una mirada intensa a la par que inocente, bañada en el mar de la alegría.

Cuando me vuelvo un poco más generoso, compasivo y tolerante, me siento mejor poeta.

No me digan dónde están mis ojos, pregunten hacia dónde va mi corazón.

Eres mi hogar, mi vida y mi desdicha, te amo.

Deseo comenzar una aventura desde mi corazón hacia tu cuerpo.

Espero curarme de ti.

La poesía es omnipresente, la verás allá adonde viajes, en cualquier persona, y te sorprenderá gratamente.

Voy a deslizarme poco a poco, subiendo suavemente de tus pies a tu muslo.

No es que muera de amor…

¿En qué momento y dónde me dirás que me amas? Necesito saberlo, porque la eternidad no espera…

Morir es callar, no decir  nada, no moverse, dejar el paso a otros, no respirar… y estar presente en todos los lados escondido.

Eso fue alguna vez porque recuerdo que fue cierto.

Te recuerdo con mis ojos, con mis labios y con mi tacto. Mi boca me recuerda que sabías a amor, eras como carne dulce, flor de amapola, a ti y a mí juntos…

Sonríe, que voy a comerte la boca.

El mejor amuleto que un hombre puede tener es un trozo de luna entre sus manos.

No es el amor lo que mata, eres tú, tu piel, tus labios, tus ojos, tu alma. Me mata el ser yo sin ti.

Soy poeta y me he vuelto político. No es que valga para ello, pero así me enseñan al público, les hablo como una marioneta desde un escenario circense.

A pesar de estar apagado, desprendido de ti, seguiré amándote toda la eternidad.

Notaba que la vida me había vencido. No entendía cómo podía sentirme un antipoeta. Un tiempo después empecé a aceptar la situación con humildad, hasta concluir: que le den al poeta.

Los poetas hablan de la vida a cambio de dinero.

Al frente del papel, sufro tu ausencia, experimento un intenso dolor, y mi único consuelo es escribir.

La poesía no solo se plasma sobre una hoja. Si no, que se lo digan a William Shakespeare. Me parece tan intenso como un gran poema.

Saben que se conocen profundamente cuando se despiertan solos, desnudos y abrazados.

Un chalado durmiendo puede evocar grandes sentimientos de felicidad y ternura.

El amor puede ser gratificante y enternecedor, pero también doloroso e insoportable.

Cuando te beso, sé que eres tú, mi corazón te reconoce, eres parte de mi sangre.

El mejor instante es cuando te desnudas como si no hubiese nadie más delante, pero resulta que no estás sola, estoy yo a tu lado esperándote bajo la sábana.

Un poema se escribe por accidente, por un nuevo amor, por la desdicha, por un crimen; en cualquier parte, a cualquier hora; siempre y cuando el hombre medite sobre la vida.

Puede que se absurdo, sin sentido, tonto, desorientado o un sueño, pero de ti estoy enamorado.

Estoy dispuesto a ti. Tú me lees como un poema, me expresas todo lo que yo no expreso.

Desde que nací, ya supe que no quería ser médico.

Me percaté de que estaba atascado y debía evolucionar, adquirir más conocimientos, aprender de la vida. Fui consciente y di un paso adelante.

Me haces daño, me descompones. Me dueles. Asesíname, aquí tienes mi corazón y mi alma, porque después de este amor, ya no me queda nada.

Te quiero en mi cama, en mi cuarto, en el cruce de nuestras miradas, en las sábanas que cubren tu cuerpo.

Datos curiosos sobre Jaime Sabines que no conocías

Jaime Sabines Gutiérrez no solo ha sido uno de los poetas más admirados en México, sino también político, ya que fue diputado a finales de la década de 1970. Su ideología era afín al Partido Revolucionario Institucional, y acusó fervientemente la sublevación zapatista. Para él, la política fue tan importante que llego a redactar un poema sobre esta parte de su vida.

En cuando a su vida poética, sus primeras obras fueron PrimaveralIntrospección, entre otras. Al principio las publicaba en un periódico llamado El Estudiante. Más adelante, cerca de 1950, comenzó a estudiar Lengua y literatura española en Ciudad de México.

Uno de los libros de Jaime Sabines más populares fue Tarumba, pero también escribió La señalHoral, de gran fama internacional. Entre sus fragmentos, destacan pensamientos como las cartas a Chepita. Otra de las actividades que realizó fue grabar un disco de música recitando sus propios poemas. También conocido como “El Francotirador de la Literatura” debido a que acercaba sus textos a la realidad, solía ambientarse en lugares reales como un parque, un patio, una casa o un hospital.

Acercándonos al año 2000, Sabines fallecía después de estar varios años enfermo; no logró curarse y el poeta se fue para descansar eternamente.

Relacionado:

Si te ha resultado interesante este artículo sobre imágenes y frases de Jaime Sabines, a continuación te recomiendo leer más similares en la sección de autores.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *